Energía Mundo

Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, vivo ejemplo de la situación país

Los deterioros infraestructurales en Venezuela han repercutido en gran parte del territorio nacional y se han hecho cada vez más notorios en los últimos años.

Sin duda los avances tecnológicos en cuanto a edificaciones aún no han llegado  y por el contrario, los ciudadanos han sido víctimas del descuido y el abandono de las mismas.

Basura, escasez de material y falta de ganas se han convertido en el representante del país, lo cual indudablemente repercute cada día; sobre todo en uno de los lugares que solía ser mágico y radiante, donde disfrutabas pasar esa flamante puerta de embarque para conocer otros países o culturas y posteriormente volver a casa. Ahora esa puerta se convirtió para muchos en un pasadizo a otra vida.

Por si no tenías idea, hablamos del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar.

Reconocido además por ser el principal del país, ubicado en el estado Vargas, este también se torna testigo (hoy en día) de innumerables lágrimas tras una foto en el gran mural de la obra de Carlos Cruz Diez, con un simple adiós para los familiares y amigos, y el comienzo de un nuevo rumbo de cada una de las vidas que lo transitan.

El deterioro en el piso, que para nadie pasa desapercibido, se debe al descuido de las personas correspondientes del área; el daño del aire acondicionado y el fallo de las escaleras automáticas, se vuelven invisibles tras la ida de aerolíneas del país.

Muchas de las personas que transitan este lugar, afirman la ausencia de vuelos y además se quejan de los mismos que han sido cancelados o retrasados por horas e incluso días.

“Las colas que debemos hacer para embarcar, la hacemos pero para irnos a un hotel porque el vuelo no sale hoy”, afirma Edgard Núñez, uno de los pasajeros.

En la actualidad, solo operan pocas aerolíneas para traslados internacionales como Laser, Copa, Tap, Iberia, Santa Bárbara, American y Air Europa, lo cual arroja la decadencia en un 80%.

El intervalo entre días o simplemente dos vuelos diarios son muchas de las opciones que toman las empresas, las cuales además tienen como prioridad salvaguardar a su tripulación y prefieren hacer escala en otros países para no desembarcar en Venezuela, mientras que otras prefieren cerrar, como es el caso de Dinamic.

El tema inseguridad es la vanguardia del venezolano y sin duda los pasajeros no se salvan de esta problemática. Pérdida de maletas y/o extravío de pertenencias en las mismas, son algunas de las muchas demandas.

El famoso consejo de “No chico, lo compras en el aeropuerto” llegó a su fin. Hoy en día si te llevas todo desde tu casa es mejor. Los comercios van en picada y cada día los precios suben, “Pero, ¿cómo hago?” es la interrogante de muchos comerciantes tras la típica expresión de asombro al preguntar el precio.

Restaurantes, ventas de comida rápida, cafetines y demás locales de alimentos en el aeropuerto de Maiquetía, señalan que sus ventas bajaron en más de 40%, igual la oferta en el menú, un descenso que atribuyen en cierta medida a la escasez de ingredientes.

Entre estos y otros son muchos de los problemas por falta de interés que azota el aeropuerto internacional Simón Bolívar, que sin duda para muchos un verdadero pesar, pero con optimismo y con ganas vendrán tiempos de dicha y de resplandor, para que así las personas vuelvan a cruzar esa puerta y puedan maravillarse con su gran país, Venezuela.

Daniela Landaeta  / energiamundocom

Comentarios
Loading...