Energía Mundo

¿Sufres de estrés laboral? ¡Conviértelo en tu aliado!

El estrés es uno de los males más representativos del siglo XXI, y se produce, en gran medida, por las preocupaciones, por pensar en exceso, en el futuro y por las prisas que rodean nuestro ambiente de trabajo. Si sufres estrés laboral y quieres revertir sus efectos negativos en positivos, sigue leyendo y toma nota de estas claves que te ayudarán a convertirlo en tu aliado.

El estrés es un estado de fatiga que incluye altos niveles de excitación y ansiedad, donde el cuerpo se pone en alerta para intentar superar los retos a los que se enfrenta. Sufrir de estrés puede desembocar en graves patologías como: depresión, trastornos cardiovasculares o endocrinos y fibromialgia. ¿Te sientes identificado?

 

Identifica los signos y síntomas del estrés

  • Indicadores físicos: aumento de la tensión muscular, cambios en la frecuencia respiratoria, pulso elevado, manos y pies fríos, boca seca, palmas de las manos “sudorosas”, necesidad de orinar con frecuencia, cambios repentinos en el apetito, ojeras, inquietud y desasosiego, cambio en la sensibilidad y en la respuesta sexual. Además, el estrés también puede afectar a nuestro cabello, puede producir caída del cabello y empeorar la caspa.
  • Indicadores de los procesos mentales: incapacidad para concentrarse en las tareas, cambios repentinos en la forma de manejar los problemas, tendencia a cometer más errores, aumento de la falta de memoria.
  • Indicadores emocionales: irritabilidad, ansiedad no específica, aparición de fobias y miedos, risa nerviosa, reacciones defensivas a los comentarios de los demás, depresión.
  • Indicadores conductuales: cambios súbitos en las costumbres de trabajo, mayor absentismo, apatía, aumento de la torpeza.

Todos estos síntomas se producen por una serie de agentes estresantes, que si logras identificar a tiempo podrás afrontar, y que son, entre otros, plazos límite, dificultades de comunicación, clientes hostiles, grandes expectativas, salarios demasiado bajos, problemas de desarrollo en la carrera, aburrimiento, colegas incompetentes, abuso o maltrato verbal.

¡Conviértelo en tu aliado con estos tips!

¿Te identificaste con los signos y síntomas del estrés? Si es así, no te preocupes, tenemos una solución. Lo importante es que ya estás consciente de ello, ahora ¡manos a la obra! Centra tus esfuerzos en estas áreas:

  • Actitud mental: se trata de desarrollar las habilidades que son necesarias para un alto rendimiento mental. ¿Cómo? Mediante la concentración, el control de las emociones, la creatividad, la resiliencia (salir fortalecidos de las dificultades), el optimismo y mantener contra viento y marea una actitud positiva… ¡Sí se puede!
  • Movimiento: el movimiento regular supone un incremento en la calidad y cantidad de vida, y la forma idónea de descargar energías y eliminar preocupaciones. Practicar deporte y llevar una vida activa genera endorfinas, las hormonas responsables de la felicidad. Por ello, en casos de estrés se recomiendan unos 30 minutos de caminata o ejercicio diario.
  • Nutrición: este factor es muy importante y a veces lo dejamos pasar de largo. Un programa nutricional adecuado contribuye a mejorar la función cerebral, disminuyendo el nivel de confusión mental ocasionado por una excesiva demanda; y alivia problemas como la ansiedad, el déficit de atención o la depresión. ¿Sabes alimentarte de forma correcta? Te enumeramos pequeños hábitos de nutrición que pueden mejorar tu rendimiento en la oficina:
  • Comida: aliméntate de manera inteligente para estabilizar la glucosa, evitar picos de hambre y no arrasar con snacks mientras estés en la oficina. Para ello, come de manera frecuente para canalizar energía y no dejes pasar más de 4 horas sin llenar el estómago. Y sobre todo, desayuna sano (algo de fruta, zumo, pan integral con aceite y te o café con leche desnatada o de soja).

 

Ya tienen la cura para esta terrible enfermedad: ¡Entérate y lee más!

Mariela Delgado G. / Energiamundocom

Comentarios
Loading...