Energía Mundo

¿La gente va a Miami por las compras, los parques o las playas?

Uno diría que eso es un disparate porque  tendría un costo sideral, porque no es seguro el retorno y porque el sur de la Florida está condenado a quedar sumergido en el mediano plazo por el calentamiento global. Pero, dejáme calcular: si vinieran 300.000 visitantes POR DIA, la inversión se rescata y resulta  más que rentable, antes de que el Atlántico y el Caribe se junten por encima de la península. Al paso que vamos, esas tierras se van a hundir por el peso de los contingentes de turistas.

maxresdefault

Así que ya están anunciando que el año próximo Miami tendrá el Shopping mall más grande de Estados Unidos, lo cual equivale a que será el más grande del mundo. Faltan detalles, pero ya sabemos que se llamará American Dream, que tendrá 557.000 metros cuadrados y que además de un espacio gigantesco para negocios, dispondrá de un parque acuático jamás visto, de una pista de esquí bajo techo, una pista de patinaje, 2.000 habitaciones de hotel, centros artísticos y, naturalmente, restaurantes, pubs, coctelerías y todo lo que se te pueda ocurrir.

american-dream-mall-miami-5images

Vos esquiando o patinando en el hielo y afuera la gente derritiéndose en temperaturas Farenheit, que son peores que las Celsius. ¿Cuándo uniformizarán temperaturas, pesos, tamaños y todo lo demás?

Es curioso, pues esto ocurre en momentos en que los lugares físicos están en decadencia en comparación con las ventas por internet. Y también porque nunca como ahora los vecinos de Miami se quejan de los embotellamientos, imposibles de solucionar con nuevas carreteras elevadas. Pero en Estados Unidos los problemas urbanísticos como éste no son del estado, son de los privados. Si quieren ganar dinero, también deberán gastarlo en solucionar lo que dañan y en mejorar lo que existe. No hay en juego plata del contribuyente… aunque los críticos más duros sospechan que puede haber subvenciones encubiertas.

NOTA2

¡Qué importa que esté lloviendo! Mirá a los pasajeros del hotel mirando desde los balcones. Con los tickets que cobran las atracciones de Orlando, es seguro que esto tendrá público. Pero ¿y si salen a competir y los dejan sin pasajeros?

En este caso se trata de una empresa extranjera, canadiense.  Se llama Triple Five Worldwide Group, la misma que construyó el Mall de las Américas en Minnesota, hasta ahora el tercero en tamaño en Estados Unidos. El más grande del mundo hasta que este mall sea inaugurado, es el de Dubai, con 502.000 metros cuadrados (éste tendrá 557.000)… pero si hablamos de rentabilidad por metro, el shopping árabe queda lejos de la punta.

Don Ghermezian, president of the Mall of America poses for a portrait at the Mall of America in Bloomington, MN. Photos by Ackerman + Gruber

Multimillonario, pintún y audaz

Don Ghermezian es el presidente de la firma, el responsable del éxito o del fracaso. Todo hace pensar que sabe lo que está haciendo. La familia Ghermezian llegó a América del Norte a comienzos del siglo pasado desde Persia y con ese origen no debe asombrar que se dedicara a la venta de alfombras. Persas sí, pero también judíos de religión, los Ghermezian abandonaron hace tiempo el negocio de las alfombras que andaba por el piso y se dedicaron a los mall. Son maestros en este arte.

El objetivo de Don Ghermezian es que Miami deje de ser poco más que una puerta de entrada para transformarse en una atracción en sí mismo. Y esa debió ser la idea que cautivó al gobierno de Miami, aunque no les gusta nada a los operadores de Orlando, de Tampa y toda la costa del Golfo. Menos aún se la deben tragar los restantes malls, outlets y la hotelería de South Beach, todos los cuales están haciendo lobby en contra, según informa el Miami Herald.

3_american-dream-miami

Don piensa (y arriesga) que nadie debería temer, pues Miami es una ciudad con crecimiento vertiginoso y con una de las corrientes turísticas más potentes en todo el mundo. Hay para todos, incluyendo al cercano Seaquarium donde la orca Lolita sigue cautivando pese a sus 50 años, la Jungle Island, el zoológico, el Monkey Jungle y naturalmente las excursiones y expediciones de pesca embarcada que se ofrecen en pleno Miami. Según sus cálculos, el American Dream ocupará a 14.500 personas y enriquecerá a cientos o miles de pequeños empleadores empeñados en dar satisfacción a los caprichos de unos 300.000 visitantes cada día.

Los Ghermezian consideran que si algunos malls están dando pérdidas, eso ocurre porque el modelo está gastado y necesita renovación en Miami y en todo el mundo. La respuesta es la apertura al entretenimiento, alojamiento y gastronomía, dicen.

Carlos Torres / energiamundocom

con información de El País

Comentarios
Loading...