Energía Mundo

Muere la joven baleada en el tiroteo en la escuela de Maryland (EEUU)

Su familia decidió retirarle el soporte vital que la mantenía con vida. Su estado era critico ya que tenía muerte cerebral.

Este viernes murió la joven Jaelynn Willey luego de que su familia decidiera desconectarla del soporte artificial que la mantenía respirando en una cama del Centro Hospitalario Prince George’s de la Universidad de Maryland (Estados Unidos).

Familia de la joven Jaelynn Willey (Univisión)

La adolescente había recibido un tiro en la cabeza de un compañero de su escuela en Maryland, ocasionándole una muerte cerebral y dejándola en un estado crítico irreversible.

El tiroteo sucedió justo antes de que comenzaran las clases el martes en la escuela Great Mills High School, situada cerca de la estación aérea naval del río de Patuxent, 65 millas (104 kilómetros) al sureste de Washington, reseña el portal de Univisión.

Austin Rollins, de 16 años, fue quien le disparó a Jaelynn directo a la cabeza con una pistola Glock, propiedad legal de su padre, de acuerdo con el oficial Tim Cameron, de la oficina del alguacil del Condado de St. Mary.

Un minuto después de lo sucedido, Rollins murió de otro disparo, pero todavía está por determinarse si el chico se quitó la vida o murió por el tiro de un oficial de la escuela.

Blaine Gaskill, un veterano con entrenamiento de seis años en un equipo SWAT, llegó a la escena del suceso y disparó su arma simultáneamente con el disparo final de Rollins.

También en el tiroteo un niño de 14 años resultó herido, pero este miércoles fue dado de alta.

El oficial resultó ileso y el alguacil le agradeció su respuesta por haber evitado una tragedia mayor en esa secundaria donde estudian cerca de 1,600 alumnos.

En un comunicado la policía dijo que: “Todos los indicios sugieren que el tiroteo no fue un acto aleatorio de violencia”.

Jaellyn y Austin habían mantenido una relación sentimental que habían roto recientemente.

Visite tambiénCalle 8 de Miami afectada por derrumbe del puente pudiera reabrir el fin de semana

Willey ingresó al hospital en estado crítico. Su familia activó una página de recolección de fondos para ayudar con su tratamiento médico que logró recaudar 59,000 dólares.

“El martes nuestras vidas cambiaron completamente y para siempre. A mi hija la lastimó un joven que le disparó en la cabeza y se llevó todo de nuestras vidas”, expresó la madre de la joven.

Con información de Univisión

Comentarios
Loading...